Carneros Mejoradores

     

     -     UNA OVEJA CORRIEDALE PRODUCE POR AÑO:

    A promedios nacionales:

Lana 

4 – 4.5 Kgs. de que  a valores actuales 

U$S   14 – 16

Corderos

señalada Prom. Nac.  0.73 / corderos  de 20 Kgs.

U$S   26 – 29

 

TOTAL

U$S   40 – 45

                       

    Con paquete mejorado :

Lana 

5 – 6   Kgs. de que  a valores actuales

U$S   18 – 24

Corderos

señalada mejorada    0.93 / corderos  de 20 Kgs. 

U$S   32 – 36

 

    TOTAL

U$S   50 – 60

   

Es decir que una oveja general Corriedale produce entre U$S 40 y 60  brutos por año,  dependiendo del paquete tecnológico aplicado (sin considerar la carne al final de su vida). 

 

-          HIJOS DE CARNEROS MEJORADORES

 Hay evidencias nacionales e internacionales hoy fácilmente medibles y constatables  (EPD , Pruebas de Comportamiento , investigaciones múltiples ) que indican que los hijos de carneros superiores  producen más.

 

Por ejemplo los EPD demuestran que hay animales  padres y madres que con Indice Corriedale +10% sus hijos genéticamente producen y son 10%  superiores que la media de la población.

    

Esa media es un  promedio de cabañas y planteles por lo cual se supone es muy superior a la media de la población Corriedale del país.       

    

Si la oveja del ejemplo fuera hija  de un carnero  mejorador  el  valor  de su producción podría  incrementarse entre  U$S 4 – 6 /año.

  Por  UG Ovina la mejor genética aporta un plus de  U$S 24 - 36/há/año.

    

-          SE AMORTIZA UN  CARNERO MEJORADOR ?

Si un carnero mejorador produce 30 - 40 hijos por año, los hijos dejarán U$S 120 – 240  más dependiendo del nivel tecnológico aplicado.

    

Digamos que en promedio los hijos del CARNERO  MEJORADOR dejarán U$S 100 más/año  que los hijos de uno no mejorador.

    

Es decir que en la vida útil (3 - 4 años) del CARNERO MEJORADOR sus hijos dejarán U$S  450 – 600  adicionales  por mayor carga genética.

Estos valores son mucho mayores que la diferencia de precio entre un “carnero mejorador” y un “carnero general

CONCLUSION:  Es muy claro, la genética se paga con creces.